¿Qué es la carboxiterapia?

Es una alternativa quirúrgica que permite al paciente tonificar su piel facial, e incluso es utilizada por algunos para complementar tareas de reducción de peso, ya que debemos tener muy presente que este tratamiento bajo ningún concepto nos permitirá eliminar grasas completamente por sí solo, sino que simplemente es un complemento para tonificar la piel.

Este tratamiento consiste en la introducción de CO2 por la vía subcutánea, es decir, debajo de la piel, este gas se inyecta en pequeñas proporciones por medio de una manguera, siendo así una intervención no es quirúrgica, aunque para poder someternos a ella es importante que estemos en buenas condiciones de salud.

Entre las ventajas de la Carboxiterapia podemos mencionar que se trata de un sistema que no requiere la utilización de ninguna clase de anestesia, la carboxiterapia es una intervención ideal para quienes no quieren pasar por el bisturí, además otro punto a favor que tiene el procedimiento es que sus sesiones son verdaderamente cortas, pasando por períodos de entre 30 y 60 minutos, incluso hay sitios en donde las sesiones no pasan de los 15 minutos, todo depende de la parte del cuerpo y condiciones del mismo.

Tenemos que tener en cuenta que la Carboxiterapia no se puede emplear en pacientes que estén sufriendo de insuficiencias renales o hepáticas, además es importante destacar que el post-tratamiento de este proceso no se caracteriza por ser doloroso ni molesto, aunque pueden presentarse algunos hematomas o bien infecciones si se rompe agresivamente la barrera de la piel.